Aceite de oliva, fantástico remedio natural para el cuidado de la piel

aceite de oliva remedio cuidado piel

El aceite de oliva no es solo un alimento muy importante en nuestra alimentación cotidiana, sino que su composión lo hace muy interesante como remedio externo en el tratamiento y cuidado de la piel.

Conviene comenzar puntualizando algo importante: siempre que se habla en el mundo de la nutrición de las propiedades del aceite de oliva nos estamos refiriendo al aceite de oliva de la categoría virgen extra, que es el que posee una composión idónea. Al él nos referimos en todo momento aunque a veces, por simplificar la lectura, podamos hablar de aceite de oliva sin más.

Vamos con las asombrosas propiedades para el cuidado de la piel que ofrece el aceite de oliva (virgen extra).

Deterioro de la piel

Con el paso del tiempo la piel sufre un proceso de deterioro, tanto interno como externo. El interno se deriva del proceso de envejecimiento natural, que conduce a progresivo daño estructural y funcional de la piel y se puede observar en la aparición lenta pero inexorable de manchas y arrugas. El desgaste externo es consecuencia de las múltiples agresiones que la piel sufre en su función de pantalla protectora de nuestro cuerpo, pudiendo deberse a factores climatológicos (frío, exposición solar excesiva, viento, lluvia, calor, etc.) o a agresiones directas que generen heridas.

Por tanto, los cuidados de la piel deben ser tanto endógenos como exógenos.

Entre los endógenos es de fundamental una dieta equilibrada, que aporta los nutrientes necesarios para el mantenimiento y regeneración de la piel. Multitud de estudios en las últimas décadas han venido constatando que el aceite de oliva virgen extra es la mejor grasa para añadir a nuestra alimentación y para cocinar los alimentos.

En cuanto a los cuidados externos, deben proporcionar hidratación y elasticidad, destacando en importancia la hidratación. Dado que en el papel del aceite de oliva en la dieta hemos venido profundizando en otros artículos (y que se podría resumir en la importancia de consumirlo diariamente sin más límite que el que impone la necesidad de manterner un peso adecuado), nos centramos hoy en el uso externo del aceite de oliva.

Aceite de oliva, fantástico remedio natural para la piel

El uso del aceite de oliva a nivel cutáneo puede hacerse tanto para tratar una piel dañada como para cuidar la piel sana. Y puede utilizarse solo o combinado con otros productos.

Las propiedades más destacadas del aceite de oliva en el cuidado de la piel son las siguientes:

  • Protege la piel frente a factores ambientales externos, la hidrata y mantiene una estructura íntegra de la dermis, permitiendo una mejor regeneración y mayor firmeza.
  • Es uno de los mejores hidratantes y emolientes (que ablanda o relaja una dureza o una inflamación) conocidos. Por eso, se utiliza incluso en masajes terapeúticos. Además, produce un notable efecto tonificante en la epidermis y facilita la relajación de músculos y nervios.
  • Contribuye a reparar la piel deteriorada de forma muy rápida y eficaz.
  • En úlceras y heridas se puede utilizar para la limpieza y el arrastre de sustancias de desecho.
  • Gracias a sus propiedades antiinflamatorias permite acelerar los procesos de curación y mejorar estéticamente la cicatrización.
  • Contiene potentes sustancias cicatrizantes (como la conocida como FG-30). Se puede utilizar para acelerar la cicatrización de las quemaduras. Conviene recordar aquí las asombrosas propiedades en este campo del aceite de hipérico.
  • Sus propiedades hidratantes, emolientes y antiinflamatorias conservan la piel cercana a las lesiones en perfecto estado.
  • Dado que su composición lipídica es perfectamente compatible con las células de nuestros tejidos no se produce ni irritabilidad ni alergías con su uso. El principal componente del aceite de oliva, el ácido oleico, es un costituyente de las membranas celulares y la piel.
  • Es también eficaz en el cuidado e hidratación del cuero cabelludo, devolviendo al pelo fuerza y brillo.
  • Es un gran calmante en las sensaciones de prurito y escozor y alivia el dolor en úlceras y heridas.
  • Se utiliza en forma de masajes, cuando la cicatriz ya está formada, para devolver a la piel su textura y elasticidad.
  • En patologías dermatológicas como la Psoriasis puede ayudar a evitar la descamación y a mejorar el aspecto de la piel.

Por todas estas razones, el aceite de oliva virgen extra está siendo cada vez más ultilizado por el personal de enfermeria para tratar las diversas patologías cutáneas y en multitud de productos cosméticos destinados al cuidado de la piel. En España, por ejemplo, sobre todo en Andalucia, es muy frecuente que abuelas o madres unten la piel de los bebés con aceite de oliva para aliviar todo tipo de lesiones cutáneas con gran eficacia.

Si os interesa profundizar en el papel del aceite de oliva como remedio natural para la piel os recomiendo la lectura del interesante:

Propiedades del aceite de oliva en el mantenimiento de la integridad cutánea, por Pedro Carrillo.

Artículos relacionados

Otros Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.