Aceites esenciales como remedios para la candidiasis

candidiasis

Los congresos de la Sociedad española de Fitoterapia son siempre fuentes muy interesantes de información de algunos estudios recientes sobre los efectos terapeúticos de las plantas medicinales, realizados por científicos y avalados por diversos ensayos que permitan confirmar dichos efectos. Nos hacemos hoy eco de una presentación sobre la utilización de aceites esenciales como remedios para la candidiasis.

Esta presentación fue realizada por Francesca Falzone, farmacéutica y formadora de Pranarôm España, durante el 8º Congreso de la Sociedad Española de Fitoterapia (SEFIT), realizado junto con la Universidad San Jorge y la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) en Zaragoza, finales de octubre del año 2015. El extracto de la ponencia viene recogido en el libro de resumenes del Congreso.

Aceites esenciales como remedios para la candidiasis

El tratamiento habitual para la candidiasis suele ser un fármaco que suele resultar efectivo en la primerea aplicación pero con toxicidad hepática, pudiendo crear resistencias y la aparación regular de nuevos problemas de candidiasis pasado un tiempo, puesto que el fármaco no corrije el desequilibrio inicial que ha dado lugar a la aparición de los hongos. En el tratamiento de la candidiasis es clave la corrección de los factores facilitadores o de las enfermedades subyacentes.

Según indica Falzone, algunos aceites esenciales son una alternativa más que interesante para el tratamiento de la candidiasis. En concreto, los aceites esenciales de clavo, canela, geranio, lemongrass o árbol del té, poseen importante actividad antimicótica, incluso para cepas resistentes a algunos fármacos.

Llegados a este punto es importante recordar que cualquier uso terapeútico que vayamos a hacer de plantas medicinales debe ser consultado con especilistas. Más aún en este caso, puesto que estamos hablandode aceites esenciales, que son extractos liquidos muy concentrados en principios activos con remarcables efectos en nuestro organismo (de ahí su potencial eficacia).

Dicho esto, Falzone señala que la duración de los tratamientos suele ser de 20 días, con descansos de 10, en caso de que hay que repetirlo, lo que no suele ser habitual. Cuando la zona se accesible se recomienda el tratamiento por vía tópica y por vía oral en caso contrario.

aceite esencial clavo

Candidiasis

La candidiasis es una infección fúngica (micosis) de cualquiera de las especies Candida (todas ellas levaduras), de las cuales la Candida albicans es la más común.

La candidiasis incluye infecciones que van desde las superficiales, tales como la candidiasis oral y vaginitis, hasta las sistémicas y potencialmente mortales, conocidas como candidemias, y generalmente se limita a personas inmunocomprometidas, como pacientes con cáncer, trasplante o SIDA o incluso pacientes de cirugías de emergencia no traumáticas. La candidiasis es bastante común en la población humana y describe una serie de diferentes síndromes de enfermedades que usualmente difieren en sus causas y resultados.

La mayoría de las infecciones por la candidiasis son tratables y generan mínimas complicaciones tales como enrojecimiento, picazón y malestar, aunque las complicaciones podrían ser graves o fatales si no se tratan en ciertas poblaciones. En personas inmunocompetentes, la candidiasis suele ser una infección muy localizada de la piel o membranas mucosas, incluida la cavidad oral (candidiasis oral), la faringe o el esófago, el aparato digestivo, la vejiga urinaria o los genitales (vagina, pene).

La candidiasis es una causa muy común de la irritación vaginal (vaginitis) y también puede presentarse en los genitales masculinos. En pacientes inmunocomprometidos, las infecciones por Candida pueden afectar el esófago con el potencial de volverse sistémico, y causan un padecimiento muchísimo más grave, una fungemia llamada candidemia.

La candidiasis oral es muy común en los bebés. No se considera patológica en los bebés a menos que dure más de un par de semanas.

Los síntomas de la candidiasis pueden variar según el área que este afecte. Infecciones de la vagina o de la vulva pueden causar picazón grave, ardor, dolor, irritación y una descarga blanquecina o blanco grisáceo con consistencia como de requesón, a menudo con una apariencia similar a grumos. Estos síntomas también están presentes en la más común vaginosis bacteriana.

Las levaduras de Candida generalmente están presentes en seres humanos sanos, en particular sobre la piel, pero su crecimiento suele verse limitado gracias al sistema inmune, a la competencia de otros microorganismos, como bacterias que ocupan los mismos lugares del organismo,10 o por la relativa resequedad de la piel, pues Candida requiere la humedad para su crecimiento.

Un sistema inmune debilitado o poco desarrollado o enfermedades metabólicas como la diabetes son factores de predisposición significativos de la candidiasis.

El uso externo de detergentes o de duchas o algunas irregularidades internas (hormonales o fisiológicas) pueden provocar trastornos en la flora vaginal habitual, que incluye sobre todo bacilos de ácido láctico como, por ejemplo, Lactobacillus, y generan un crecimiento excesivo de células de Candida y provocan síntomas de infección, como inflamación local. El embarazo y el uso de anticonceptivos orales se consideran factores de riesgo. La diabetes mellitus y el uso de antibióticos antibacteriales también están relacionados con una mayor incidencia de infecciones por hongos.

En la candidiasis del pene, las causas incluyen relaciones sexuales con una persona infectada, una baja inmunidad, antibióticos y diabetes.

El tratamiento de la candidiasis se basa en cuatro pilares:

  • Realización de un diagnóstico precoz y certero de la infección
  • Corrección de los factores facilitadores o de las enfermedades subyacentes
  • Determinación del tipo de infección candidiásica
  • Empleo de fármacos fungicidas apropiados

Artículo completo en wikipedia.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *