Alimentos que reducen o aumentan los niveles de ácido úrico

 acido urico molestias rodilla remedios naturales

Hace unas semanas, un amigo de la página nos consultaba sobre la recomendación de consumir algunos pescados azules padeciendo de gota. Profundizamos en el tema analizando algunos alimentos que reducen o aumentan el ácido úrico.

Qué el ácido úrico

El ácido úrico es un derivado del metabolismo de las proteínas que contienen los alimentos, sobre todo las carnes, algunas verduras como las legumbres, casi todos los pescados, etc. El ácido úrico formado en las células se elimina principalmente con la orina y, en menor medida, con el sudor. Si aumenta en exceso la cantidad de ácido úrico presente en la sangre (hiperucemia) éste se acumula en las articulaciones de mayor movimiento, como los dedos (sobre todo, el dedo gordo del pie), muñecas, hombros, rodillas o codos, formando pequeños cristales y produciendo molestias y diversas enfermedades.

Una de las enfermedades originadas más famosa es la gota, debida en la mayor parte de los casos a una dieta inadecuada y que se presenta con mayor frecuencia en hombres, en las personas obesas y en aquellas con antencedentes familiares o genéticos.

Alimentos que reducen los niveles de ácido úrico

Algunos alimentos son muy adecuados, como no podía ser de otra manera, si queremos reducir los niveles de ácido úrico. De forma general se pueden recomendar los alimentos ricos en litio y potasio. Entre los diversos grupos de alimentos se pueden destacar.

Frutas. Todas ellas son beneficiosas pero se suele apuntar a las cerezas como uno de los grandes aliados, por su capacidad antioxidante y antiinflamatoria. También se recomiendas las fresas, la sandía, el plátano, aguacate o las cerezas rojas. Un buen remedio es tomar dos o tres veces al día el zumo de un tomate bien maduro.

Hortalizas diuréticas. Los alimentos diuréticos contribuyen a eliminar el ácido úrico a través de la orina. Son muy interesantes, por tanto, apio, calabacín, calabaza, judías verdes, alcachofas, patatas, zanahoria o cebollas. Se puede preparar un buen y sencillo remedio cociendo unos puerros con un apio, un ramillete de perejil y un litro de agua. Hervimos durante cinco minutos, colamos el líquido y lo tomamos a sorbos a lo largo del día durante más de una semana.

Huevos. Los huevos, a pesar de ser ricos en aminoácidos no contienen purinas, que son unas sustancias presentes en algunas proteínas que aumentan los niveles de ácido úrico. El huevo no reduce los niveles pero es un alimento que podemos comer sin problemas aunque hayamos padecido un ataque de gota.

Pollo. A pesar de que los alimentos fuertemente proteicos (como las carnes o pescados) no son aconsejables, sobre todo en grandes cantidades, si tenemos niveles algos de ácido úrico el pollo es una de las mejores carnes, puesto que es la que menor contenido en purinas incorpora. Si es posible, es mucho más recomendable escoger un pollo campero o ecológico que uno criado en una granja de pollos, tanto por motivos éticos como de salud.

Frutos secos. No ayudan a bajar los niveles de ácido úrico directamente pero algunos son ricos en litio y potasio, no contienen purinas y su composición, rica en ácidos grasos esenciales, contribuyen a reducirla rigidez de las articulaciones y a frenar el proceso inflamatorio. De especial interés son las nueces, los frutos secos más ricos en ácidos grasos omega 3, y las almendras.

Agua y zumo. Conviene beber bastante, hasta dos litros al día, especialmente si se trata de aguas minerales ricas en litio. También son interesantes los zumos de frutas (naranja, manzana) o las infusiones de plantas que estimulen la función renal.

Alimentos que aumentan los niveles de ácido úrico

Por otra parte, también es conveniente prescindir de los alimentos que aumentan los niveles de ácido úrico, especialmente aquellos ricos en purinas, un tipo de proteina que da lugar al ácido úrico. Entre ellos podemos destacar:

Carne roja y vísceras: Cada ración de carne roja aumenta un 20% el riesgo de sufrir la gota, especialmente si ya se ha tenido un ataque. La carne de ternera, cerdo, cordero o de caza son las de mayor contenido en purinas. También conviene prescindir o reducir al máximo el consumo de embutidos (esta recomendación es válida a nivel general) o vísceras.

Mariscos y pescados azules. Los mariscos presentan un alto contenido purinas. Se debe moderar el consumo de marisco y pescado azul, principalmente el de pequeñas dimensiones y si nos encontramos en sobrepeso, tanto fresco como en conserva. Sardina y mejillón son los de mayor contenido en purinas, seguidos de almeja, anchoa, arenque y atún. . La caballa es el pescado graso con menor contenido en purinas.

Vegetales ricos en purinas. Aunque la mayoría de los alimentos de origen vegetal contienen pocas purinas de algunos de ellos no se libran y conviene limitar el consumo. Por ejemplo, no es recomendable comer más de una vez a la semana legumbres y reducir en lo posible las verduras ricsa en oxalatos como las espinacas, berza, coles, soja, setas, habas o la levadura de cerveza.

No son ricas en purinas pero sí incrementan los niveles de ácido úrico las bebidas alcohólicas. Hay que precindir, por tanto, de ellas, así como de la cerveza (con o sin alcohol) y los licores. El vino, en pequeñas dosis, se suele permitir pero parece mucho más sensato reducirlo también en lo posible.

Como recomendación general se puede concluir con la conveniencia de evitar las comidas copiosas y grasientas, que pueden desencadenar un ataque de gota. Los ayunos prolongados también se consideran perjudiciales.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *