Ambicioso estudio de alimentación recomienda una dieta marcadamente vegetariana

-alimentos-vegetales

A mediados de enero de 2019 se hizo público un estudio en la revista The Lancet realizado por 37 expertos de 16 países que han estado trabajando en los últimos dos años en esta investigación.

Las conclusiones de su estudio son que para garantizar la alimentación sana de toda la población y la sostenibilidad del planeta es necesario transformar radicalmente la dieta que la mayor parte del planeta sigue.

Estos expertos abogan por doblar el consumo de frutas, vegetales, legumbres y frutos secos y reducir al menos a la mitad la ingesta de alimentos poco saludables como la carne roja y el azúcar. Los detalles de la dieta deberían adaptarse a las características de cada región.

Resumen de las conclusiones

Según se indica en The Lancet:

Los sistemas alimentarios tienen el potencial de nutrir la salud humana y apoyar la sostenibilidad ambiental; Sin embargo, actualmente están amenazando a ambos. Proporcionar a una creciente población mundial con dietas saludables de sistemas alimentarios sostenibles es un desafío inmediato.

Aunque la producción global de calorías de alimentos ha seguido el ritmo del crecimiento de la población, más de 820 millones de personas carecen de alimentos suficientes y muchas más consumen dietas de baja calidad que causan deficiencias de micronutrientes y contribuyen a un aumento sustancial de la incidencia de obesidad y dietas relacionadas con enfermedades no transmisibles, incluidas las enfermedades coronarias, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

Las dietas poco saludables representan un mayor riesgo para la morbilidad y la mortalidad que el sexo inseguro y el consumo combinado de alcohol, drogas y tabaco.

Debido a que gran parte de la población mundial está inadecuadamente alimentada y muchos sistemas y procesos ambientales son empujados más allá de los límites seguros por la producción de alimentos, se necesita con urgencia una transformación global del sistema alimentario.

Los autores aseguran que, si se siguiera esta dieta, se podrían evitar 11 millones de muertes prematuras al año por la mala alimentación, se reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático y se preservaría la biodiversidad del planeta.

Las cantidades medias de alimentos, que en su mayor parte han de ser de origen vegetal, sugeridas como referencia de esta dieta saludable son los siguientes:

  • Verduras: 300 gramos
  • Leche y lácteos: 250 gramos
  • Cereales (arroz, trigo, maíz, etc…): 232 gramos
  • Fruta: 200 gramos
  • Legumbres: 75 gramos
  • Patata: 50 gramos
  • Frutos secos: 50 gramos
  • Pollo y otras carnes de ave: 29 gramos
  • Pescado: 28 gramos
  • Carne roja: 14 gramos
  • Huevos: 13 gramos
  • Grasas: 51,8 gramos (40 gramos de grasas no saturadas)
  • Azúcar y otros edulcorantes: 31 gramos

 

 vegetales verduras hortalizas

***

Algunas consideraciones sobre esta dieta

No es difícil comprobar que, aunque muchas veces se sugiera la contrario, esta dieta está acorde con las recomendaciones, si se observan rigurosamente, que las instituciones de salud vienen haciendo desde hace ya bastante tiempo (sirva como ejemplo la última pirámide alimenticia propuesta por el Gobierno de España). Como muestra adicional os recomiendo echar un vistazo al extenso artículo que he redactado analizando la estructura de una dieta saludable.

Sin embargo, es conveniente hacer algunas puntualizaciones que aumenten el rigor de la lista de alimentos presentada arriba:

Los cereales han de ser integrales. Todas las recomendaciones que hacen referencia a los cereales, aunque no lo especifiquen, se refieren a cereales integrales. Aunque parezca difícil no tiene ninguna dificultad sustituir el arroz blanco por arroz integral, la pasta por pasta integral o incorporar otros granos enteros como la avena, la cebada, el mijo o la quinoa a nuestra dieta.

Es muy conveniente que la grasa de referencia sea el aceite de oliva virgen extra y que se consuma preferentemente en crudo. Conviene evitar los fritos, horneados, barbacoas y, en general, todas las preparaciones a temperaturas muy elevadas y de tiempos prolongados. La mejor forma de cocinar es un guiso de agua o al vapor.

Los azúcares y edulcorantes se pueden eliminar completamente de la dieta. Cuanto menos, mejor para nuestra salud.

No es necesario consumir todos los alimentos de la lista cada día, es mejor considerarlos como valores medios. Por ejemplo, se recomiendan 28 gramos de pescado diario lo que se puede conseguir comiendo 150 gramos cada cinco días. Es importante añadir que conviene comer pescados azules (mejor si son de pequeño tamaño y de pesca extractiva) una o dos veces a la semana, para garantizar una ingesta adecuada de grasas omega 3.

El punto anterior no rige para frutas y verduras. Estas son convenientes a diario, así como los cereales integrales. Del mismo modo, se puede recomendar un consumo diario de frutos secos de 50 gramos, mejor si son crudos y sin sal.

Mientras que las propuestas que acabo de señalar son mayoritariamente compartidas en el ámbito de la nutrición, yo añadiría un par de puntualizaciones que me parecen de interés:

– Es importante consumir frutas y verduras locales y de temporada y, si puede ser, ecológicas. Los motivos son variados y no se pueden resumir aquí puesto que, además, son polémicos y muchos expertos en nutrición sostendrán que el origen de los alimentos vegetales no es relevante.

Me parecen exageradas las cantidades de lácteos propuestos. Es evidente que la presencia de la leche en la dieta no es necesaria y 250 gramos de queso al día me parecen excesivos.

Como reflexión final nos podemos quedar con las palabras de Tim Lang, un profesor de la Universidad de Londres que ha codirigido la investigación:

La comida que comemos y cómo la producimos determina la salud de la gente y el planeta, y los estamos haciendo seriamente mal […] Necesitamos una revisión cambiando el sistema alimentario global en una escala que no se había visto antes“.

Los expertos advierten que para 2050 la población mundial será de 10.000 millones de personas. Alimentar a esta población creciente de forma sana y sostenible será imposible sin una transformación de los hábitos alimenticios, la mejora de la producción y la reducción de la comida que se tira.

Artículos relacionados

  • rizoma jengibre17 julio, 2017 Jengibre, remedio natural para vómitos y naúseas en el embarazo El jengibre (Zingiber officinale) es una especia de magnífico olor y sabor acre, natural del sur de Asia. Su uso en textos médicos chinos e indios se remonta a más de dos milenios. Sus […]
  • propolis2 diciembre, 2015 Própolis, un gran remedio natural El própolis es un producto que se obtiene de las colmenas de las abejas y que estas recolectan de las resinas y secreciones que cubren las yemas de algunos de los árboles que sobrevuelan. […]
  • pescado blanco temporada 217 agosto, 2015 Calendario de pescado blanco de temporada en España En una entrada anterior os presentaban unas reflexiones sobre la gran importancia de consumir alimentos locales de temporada. En esa misma linea aquí os dejo hoy el calendario de pescado […]
  • consejos para dormir bien 112 junio, 2014 Consejos para dormir bien Algunos consejos para dormir bien generales y algunas plantas medicinales adecuadas para el insomnio y los problemas de sueño.

Otros Artículos Relacionados

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.