Azafrán, un antidepresivo natural

azafran

El azafrán está constituido por los tres estigmas y las terminaciones de los estilos desecados de la flor de Crocus sativus. Su uso principal ha sido como edulcorante y colorante de alimentos aunque popularmente se ha empleado como sedante, antiespasmódico y para aliviar el asma. Hoy vamos a ver su utilización como antidepresivo en base a recientes estudios científicos.

En cuanto a sus propiedades terapeúticas, a nivel experimental ha sido muy estudiado en animales, así se ha mostrado un efecto antioxidante, hepatoproctor y reductor de los nivele de colesterol en ratas.

Se ha constatado que en las regiones donde se consume azafrán diariamente hay una menor incidencia de las enfermedades cardiovasculares y su efecfo como posible inhibidor del crecimiento de células tumorales humanas es muy prometedor.

Azafrán, un antidepresivo natural

Hoy nos vamos a centrar en las conclusiones presentadas por Begoña Ruiz Nuñez, bióloga y asesora científica de Bonusán, en su ponencia Azafrán (Crocus sativus): mucho más que un colorante durante el 7º Congreso de Fitoterapia de la SEFIT, celebrado en Alicante, en octubre de 2013.

En su presentación, Ruiz Nuñez hace referenciaa las propiedades terapeúticas y farmacológicas del azafrán como coadyuvante en la terapia del Alzheimer, en las lesiones isquémicas y como potente antidepresivo, siendo en esta propiedad en la que se detiene con mayor detalle.

Artículos recientes de revisión sistémica de estudios científicos sobre el azafrán ponen de manifiesto que existe suficiente evidencia científica para confirmar una eficacia similar del azafrán a los conocidos fármacos fluoxetina e imipramina en el tratamiento de la depresión.

Así, por ejemplo, en estudios randomizados a doble ciego de 6 semanas de duración, la suplementación del azafrán demostró la misma eficacia que la imipramina, sin los indeseados efectos secundarios de este último, tales como sequedad bucal y sedación y además demostró su eficacia como antidepresivo en comparación a un placebo.

Cabe destacar el efecto similar a la imipramina en la disminución de los síntomas de depresión medidos en la escala de Hamilton y la importante y significativa disminución de la puntuación en dicha escala en comparación con el placebo tras 6 semanas de suplementación de 30 mg/día de azafrán.

Como indicación final hay que señalar que la dosis máxima diaria es de 1,5 gramos, por encima de esa dosis pueden empezar a aparecer problemas serios de salud. Se estima que la dosis mortal es de 20 gramos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *