Gargaras, remedios naturales para la garganta irritada

garganta irritada

Vamos hoy con algunas gárgaras que actuan como remedios naturales para aliviar la garganta irritada, una dolencia muy común en los meses frescos del año. La irritación de la garganta puede ser debida a las temperaturas bajas, que resecan las mucosas, a accesos de tos repetidos, o a la acidez estomacal.

Las gárgaras ha sido utilizadas tradicionalmente para aliviar los dolores propios de la garganta irritada puesto que son eficaces, contribuyendo a desinflamar la zona de la faringe y a la limpieza de la garganta, aliviando el dolor provocado por la irritación.

Gárgaras, remedios naturales para la garganta irritada

Algunas de las gárgaras que más se han utilizado desde que las gargantas se irritan son las siguientes:

  • Agua tibia con sal: tan sencillo como práctico. Basta con añadir una cucharada pequeña de sal en un vaso de agua tibia, revolver y hacer gárgaras tres veces al día. Este remedio puede ser más eficaz todavía si se utiliza una tisana de salvia. Para ello, se añaden un par de cucharadas de salvia en un agua hirviendo, se deja reposar durante cinco minutos, se cuela y se utiliza como la base líquida a la que añadir la sal. La salvia es uno de los grandes antibióticos naturales y haciendo gárgaras tres veces al día con esta infusión salada la garganta irritada mejora sensiblemente.
  • Limón y miel: Se añade una cucharada de miel a un vaso de agua caliente. Se remueve hasta que la miel se disuelve, y se vierte el zumo de un limón recién exprimido. Se puede utilizar para realizar gárgaras dos o tres veces al día. Es conveniente lavarnos la boca después de utilizar este remedio para limpiar los restos dulces de la miel y para evitar el efecto corrosivo del limón.

Otros Remedios Naturales