Grasas omega 3, remedio natural para los pulmones de las personas fumadoras

 mujer fumando

Las grasas omega 3 son uno de los nutrientes más populares del momento. Sus múltiples efectos beneficiosos para nuestra salud los han catapultado a las portadas de periódicos y revistas. Numerosos estudios científicos se han centrado en estudiar sus propiedades y la industria de la alimentación no ha tardado en incorporarlos a todo tipo de alimentos. Hoy vamos a ver que estas grasas omega 3 son un gran remedio natural para los pulmones de las personas fumadoras y beneficiosas para los de las no fumadoras.

Las conclusiones que aquí se presentan vienen recogidas en el dossier de prensa de El libro blanco de los Omega 3.

Los ácidos grasos omega 3 son un tipo de grasas poliinsaturadas que nuestro organismo no puede producir por sí solo y que, por tanto, debemos incorporar a través de la alimentación. Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 se encuentran principalmente en el pescado azul, algunos vegetales y, cada vez más, en alimentos enriquecidos (aunque está por demostrar, si se demuestra, que su papel en la salud sea análogo al de las fuentes naturales).

Las funciones de las grasas omega 3 en el organismo humano son muy variadas de y de gran importancia, según han venido poniendo de manifiesto los estudios de las últimas décadas.

En artículos anteriores profundizábamos en el papel de los omega 3 en la salud del sistema cardiovascular y en la prevención y tratamiento del cáncer de mama. El consumo de ácidos grasos omega-3 y de ácido oleico, además, contribuye a reducir la sintomatología de diversas enfermedades inflamatorias que afectan al 1-5% de la población.

Grasas omega 3, remedio natural para los pulmones de las personas fumadoras

Los omega-3 contribuyen a evitar la inflamación de los pulmones derivada de la aspiración del humo del tabaco y de los agentes externos. La aspiración de humo de tabaco y de la combustión, supone un estímulo inflamatorio constante para los pulmones.

Paralelamente, el consumo de grasas omega 3 desempeña un papel fundamental en la función pulmonar de las personas sanas, así como en el envejecimiento de los pulmones y en numerosas enfermedades inflamatorias del pulmón.

Diversas investigaciones científicas, siempre de acuerdo con el Libro blanco de los omega 3, han descubierto como los ácidos grasos omega-3 actúan de forma positiva en personas fumadoras y asmáticas, y contribuyen a mejorar la función pulmonar. Tanto en enfermedades como el asma y la bronquitis existe un estado de inflamación crónica, incluso en ausencia de estímulos externos. La ingesta de ácidos grasos omega-3 reduce la respuesta de los asmáticos ante estímulos alergénicos.

El consumo de pescado se asocia a una menor incidencia de bronquitis crónica. Asimismo, se ha descrito una menor incidencia de enfermedad obstructiva crónica al aumentar la ingesta de ácidos grasos omega-3, y una interacción muy positiva en el caso de los fumadores.

En conclusión, según el Libro Blanco de los Omega 3, la ingesta de ácidos grasos omega-3 protege al pulmón de la aparición de enfermedades inflamatorias y mejora la función pulmonar con la edad. Esto es importante si tenemos en cuenta que incluso las personas no fumadoras pierden anualmente 30 ml de volumen expiratorio forzado debido a la continua exposición del pulmón a agentes externos.

Sin embargo, los efectos beneficiosos de los omega 3 para los pulmones no llegan tan lejos como nos gustaría. Un meta-análisis llevado a cabo en 2014 por un equipo de investigadores de universidades China no encontraba relación entre la ingesta de ácidos grasos de cadena larga (como los omega 3) y el riesgo de padecer cáncer de pulmón, si bien concluían la importancia de llevar a cabo estudios más precisos sobre estas relaciones.

Otros Remedios Naturales