La piramide de los alimentos

PiramideAlimentariaEEUU1992
Piramide Alimentaria EEUU 1992

La pirámide de los alimentos es uno de los iconos más populares, sino el que más o el único, incluso, de la alimentación moderna. Presentada a principios de los años 90 del siglo XX como referencia para una alimentación sana por el Gobierno de los Estados Unidos con el nombre de MyPyramid, no tardó en ser copiada y adaptada por otros gobiernos.

La pirámide de los alimentos resumía de forma gráfica el resultado de la lucha dialéctica entre los expertos en nutrición, presentando los conocimientos aceptados sobre nutrición en ese momento, y las principales industrias de la alimentación de los Estados Unidos. Esta lucha viene descrita de forma muy didáctica en El estudio de China, interesante libro sobre nutrición del que hablaré la semana que viene.

Aunque intereses no científicos están presentes de forma encubierta en la construcción de la pirámide de los alimentos, se puede considerar una referencia aceptable a tener en cuenta, más aún con los cambios que ha venido experimientando en las revisiones de los últimos años (con excepción de la última, MyPlate, un desatino).

La pirámide de los alimentos

La Pirámide de los alimentos presenta un esquema piramidal donde se distribuyen los alimentos que deben estar presentes en la dieta diaria. Pretende ser una guía general que sirva de orientación para escoger de entre la variedad de estos alimentos las cantidades adecuadas de cada uno que permitan ingerir todos los nutrientes necesarios para mantener la salud, con una cantidad adecuada de calorias para mantener un peso adecuado. Nutrientes y calorias son los dos ejes en los que se han centrado todas las recomendaciones institucionales relacionadas con la salud a pesar que ya desde hace años es evidente que se trata de una visión reduccionista.

Piramide alimentos mypyramid niños EEUU 2005
mypyramid niños EEUU 2005

Los escalones de la pirámide de los alimentos:

Primer escalón: Representa la base de la alimentación saludable. Quizás en este escalón se concentra gran parte del interés de la pirámide alimenticia puesto que pone de manifiesto un hecho no suficientemente popular en décadas recientes, un conocimiento ancestral olvidado y que, sin embargo, está presente en la pirámide de forma rotunda: los cereales integrales (los hidratos de carbono complejos) deberian ser la base de una alimentación sana. Dicho de otro modo, los cereales integrales deberían ser la base del desayuno y de la principal comida del dia de forma regular. En la pirámide original no se establecía distinción entre los hidratos de carbono simples, presentes en los productos procedentes de cereales refinados (como el pan blanco, la pasta o el arroz blanco, los más consumidos), y los cereales integrales, procedentes del grano completo del cereal (como diferentes variades de trigo integral, la avena, la espelta, el maíz, el mijo o pseudocereales como la quinoa y el amaranto). En las pirámides recientes sí que se incluye la distinción, dejando claro que en la base de la pirámide se encuentran los cerales integrales, pasando los alimentos a partir de cerales refinados a posiciones más elevadas, con un consumo sugerido mucho menos habitual.

Se recomienda comer entre 6 y 11 raciones diarias de cereales integrales.

Segundo escalón: Incluye alimentos de origen vegetal: verduras y frutas. Se trata de alimentos que deben formar parte de la dieta diaria, en cada una de las dos comidas principales. Se destaca su contenido nutricional en vitaminas, minerales y fibras. Verduras y frutas son muy ricos en compuestos biológicamente activos que afectan de forma beneficiosa a una o varias funciones de nuestro organismo, proporcionando un mejor estado de salud y bienestar, y reduciendo en algunos casos los riesgos de padecer determinadas enfermedades. Son esenciales en la dieta diaria de forma análoga a los cereales integrales del primer escalón. Su presencia en el segundo escalón se debe a las cantidades recomendadas de cada grupo, que en este caso son:

3-5 raciones de verdura; 2-4 raciones de fruta al día.

Tercer escalón: Se incluyen principalmente los productos de origen animal, tanto la carne, el pescado, los derivados de la leche y los huevos. Tambien se incluyen los frutos secos y las legumbres. El elemento común de este cajón de sastre es el contenido en proteínas. Todos son considerados alimentos altamente proteicos. Muchos se debe profundizar en el papel de cada uno de los alimentos de este tercer escalón en una dieta sana. Desde mi punto de vista, la lista es demasiado heterogénea y su simple agrupación conjunta en base a su contenido en proteínas me parece errónea. Quizás en este tercer escalón es donde podamos encontrar el ruido nutricional introducido por la lucha dialéctica a la que hacía mención al principio entre ciencia, industria e ideología. Volveremos sobre ello.

Las cantidades recomendades para este grupo son 2-3 raciones de derivados de la leche: 2-3 raciones del resto.

Cuarto escalón (punta de la pirámide): Incluye a todos los demás alimentos, en una mezcla aún más heterogénea que la presente en el escalón inferior. Aquí encontrarmos desde snacks, grasas, dulces o aceites.

Se recomienda consumir esporádicamente o nunca los alimentos de este grupo.

Piramide Alimentos EEUU 1992 raciones
Piramide Alimentos EEUU 1992 raciones