Levadura roja de arroz, remedio natural para bajar el colesterol

levadura-roja-de-arroz colesterol

La levadura roja de arroz (Monascus purpureus) es un producto obtenido a partir de una levadura que crece sobre el arroz. Durante siglos, en algunos países asiáticos el arroz así fermentado ha servido como elemento de la dieta habitual. En los últimos años se ha venido poniendo de manifiesto el papel de la levadura roja de arroz como remedio natural para bajar los niveles sanguíneos de colesterol LDL y de triglicéridos.

Según la wikipedia:

El colesterol es un esterol (lípido) que se encuentra en los tejidos corporales y en el plasma sanguíneo de los vertebrados. Pese a que las cifras elevadas de colesterol en la sangre tienen consecuencias perjudiciales para la salud, es una sustancia esencial para crear la membrana plasmática que regula la entrada y salida de sustancias en la célula. Abundan en las grasas de origen animal.”

Al final del artículo recojo algunas de las reseñas importantes sobre el colesterol obtenidas de los artículo de la wikipedia sobre él así como sobre el colesterol HDL Y LDL.

La mitad de la población adulta española sufre hipercolesterolemia, según la Fundación Española de Hipercolesterolomia Familiar, es decir, cifras de colesterol total por encima de 200 mg/dl, e incluso uno de cada cinco superior a 250 mg/dl. Se estima que un tercio de los fallecimientos en España se deben a la enfermedad cardiovascular si bien cuando se profundiza un poco en la investigación sobre las relaciones entre la enfermedad cardiovascular y los niveles de colesterol se encuentra uno con que no parece haberse establecido una relación científica directa e irrefutable entre altos niveles de colesterol y las posibilidades de padecer alguna enfermedad cardiovascular. En los textos de la wikipedia que os presento al final del artículo se aborda en detalle esta polémica.

Volviendo a la levadura roja de arroz, según los autores del libro Plantas medicinales y complementos de la dieta para la salud cardiovascular , en el que han colaborado la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), la Fundación Española de Hipercolesterolemia Familiar y el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) y que contiene una de las más amplias revisiones de estudios científicos hasta la fecha sobre el papel de la dieta y los preparados farmacéuticos de plantas medicinales que ayudan a controlar los factores de riesgo cardiovascular, 8 de cada 10 enfermedades cardiovasculares son evitables con el estilo de vida.

Este estilo de vida saludable incluiría habitos como no fumar, practicar ejercicio de manera regular, controlar el peso y mantener una dieta equilibrada (rica en cereales integrales, legumbres, verduras, frutas, frutos secos, pescados, aceites de oliva y semillas extra vírgenes, evitando las grasas saturadas y el consumo habitual de carne animal, principalmente la carne procesada, cancerígena, y la carne roja, posiblemente cancerígena) que incluya omega 3 y fitoesteroles. Como complemento de la dieta saludable se suelen incluir algunos suplementos especialmente indicados para reducir niveles elevados de colesterol ,destancando la levadura roja de arroz, los ácidos grasos omega 3, los preparados de ajo y los fitoesteroles.

Sin embargo, nunca un suplemento por sí mismo va a reducir los niveles de colesterol, sino enmarcado dentro de una alimentación saludable. Todos los expertos coinciden en que, de entrada, la dieta es el mejor «fármaco» para bajar el colesterol.

levadura-roja-de-arroz

Levadura roja de arroz, remedio natural para bajar el colesterol

La levadura roja de arroz (Monascus purpureus) contiene un conjunto de hasta 14 sustancias que se conocen como monacolinas, pertenecientes a la categoría de las estatinas –fármacos para bajar el colesterol–, entre las que destacan la monacolina K y la monacolina L. Contiene también ácidos grasos mono y poliinsaturados, fitoesteroles, isoflavonoides y pigmentos que le dan el color rojo.

La levadura roja de arroz ha sido autorizada recientemente por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, la EFSA, para el “control del colesterol”. Se trata de un producto obtenido a partir de una levadura que crece sobre el arroz y cuyos principios activos, monacolinas, monascina y ankaflavina “han demostrado conseguir una reducción media del 19% para el colesterol total, del 23% para el colesterol LDL y del 17% para los triglicéridos, así como un incremento del 11% para el colesterol HDL”, apunta el profesor Jesús Román, presidente del comité científico de SEDCA.

Según los resultados de un estudio presentado en el X Congreso Internacional de Fitoterapia organizado por la Sociedad Española de Fitoterapia (Sefit) y la Sociedad Asturiana de Fitoterapia (SAF), el pasado mes de mayo de 2016, un preparado farmacéutico a base de levadura roja de arroz reduce en un 22% el colesterol y los triglicéridos, y por tanto el riesgo de enfermedad cardiovascular, sin efectos secundarios apreciables. La levadura roja de arroz puede ser una opción útil para los pacientes con dislipemia y riesgo cardiovascular bajo o moderado (niveles que no superen el 10-15% de las cifras establecidas), pues actúan sobre los valores de LDL y HDL. Combinado siempre con una dieta saludable y ejercicio físico regular.

Estudios científicos del consumo de levadura roja de arroz

A parte de los resultados arrojados por los metaanálisis incluidos en las publicaciones anteriores, he encontrado algunos estudios concretos sobre los efectos del consumo de levadura roja de arroz en los niveles de colesterol.

Tanto estos estudios, como los dos siguientes apartados sobre la seguridad y las precauciones en el consumo de la levadura roja de arroz los he extraido del prestigioso portal estadounidense medicinenet.com.

La mayor parte de los estudios científicos, tanto en animales como en seres humanos, se han realizado en China, utilizando preparados de laboratorio que incluían la levadura.

Los resultados de algunos de los 17 estudios, realizados con la colaboración de 900 persona en China que presentaban niveles moderadamente elevados de colesterol han sido ya publicados. Algunos de los estudios con un grupo control tratado con placebo y otro sin grupo de control. Estos estudios han probado consistentemente que los preparados de levadura roja de arroz (Zhitai y Xuezhikang) conllevan:

  • Descenso en los niveles sanguíneos de colesterol total (10%-30%)
  • Descenso en los niveles sanguíneos de colesterol LDL (10%-20%)
  • Descenso en los niveles sanguíneos de triglicéridos (15%-25%)
  • Incremento en los niveles sanguíneos de colesterol HDL (7%-15%)

Científicos de la universidad de UCLA estudiaron durante 12 semanas, en ensayos doble ciego con control de placebo, los efectos del consumo de Chlestin (que incluye la levacura roja de arroz como uno de sus ingredientes) en 83 adultos estadounidenses con niveles moderadamente elevados de colesterol. Los resultados, publicados en American Journal of Clinical Nutrition, mostraron descensos en los niveles sanguíneos de colesterol total, colesterol LDL y triglicéridos, sin efectos en los niveles de colesterol HDL.

¿Es segura la levadura roja de arroz?

Los diferentes estudios sobre los efectos de la levadura roja de arroz realizados en seres humanos en China y Estados Unidos, así como los realizados en animales en China, no mostraron daños ni en riñones, ni en el hígado, ni en otros órganos, habiendose presentado raros casos de indigestión o acidez en seres humanos.

Estos ensayos han tenido duraciones de una semanas o de unos pocos meses, por lo que no se han podido determinar los efectos a largo plazo. Sin embargo, los científicos que han llevado a cabo los estudios confían en la inocuidad del consumo de la levadura roja de arroz a la larga puesto que ha formado parte de la dieta de varios paises asiáticos durante milenios sin que se hayan registrado casos graves de toxicidad. Se atribuye esta falta de efectos secundarios a que los procesos de preparación con la levadura roja de arroz no incluyen la separación y concentración de componentes aislados de la levadura. Aunque es cierto que la separación y concentración aumenta la potencia de un componente concreto no es menos cierto que este proceso aumenta el riesgo de efectos secundarios.

Precauciones en el consumo de levadura roja de arroz

Como indicaba antes, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, la EFSA, ha autorizado recientemente la levadura roja de arroz para el “control del colesterol”. Se trata de un producto obtenido a partir de una levadura que crece sobre este cereal y cuyos principios activos, monacolinas, monascina y ankaflavin.

Por su parte, en Estados Unidos, la FDA (Food and Drug Administration) ha prohibido la venta de productos que contegan concentraciones significativas de las sustancias de la levadura roja de arroz que reducen el colesterol.

En general, los cardiológos no recomienda el consumo de la levadura roja de arroz en las personas con los niveles de colesterol moderado o serveramente altos, en pacientes con alto riesgo de padecer ataques al corazón o infartos (por ejemplo, personas que ya los han padecido previamente, personas que padezca diabetes o con ateroesclerosis en las arterias que suministran sangre al cerebro o las extremidades). Se estima que en estas personas, la levadura roja de arroz (junto con cambios en el estilo de vida, incluyendo perdida de peso, dieta y ejercicio) no es lo suficientemente potente para alcanzar los niveles de colesterol deseados.

Sobre el colesterol

Aquí os dejo algunas partes que me han parecido interesantes para contextualizar el artículo de los artículos de la wikipedia sobre el colesterol, el colesterol LDL y el colesterol HDL:

Colesterol: “Debemos tener presente que el colesterol es esencial para la vida y reducir la síntesis de colesterol farmacológicamente o mediante dietas puede ocasionar fisiopatologías más graves que la que deseamos prevenir o curar. No hay ningún estudio tipo causa-efecto realizado por científicos sin relación o sin haber sido financiados por las grandes farmacéuticas que demuestre que el colesterol es una causa relacionada con enfermedades cardiovasculares o aterosclerosis.

La concentración actualmente aceptada como normal de colesterol en el plasma sanguíneo (colesterolemia) de individuos sanos es de 120 a 200 mg/dL. Sin embargo, debe tenerse presente que la concentración total de colesterol plasmático tiene un valor predictivo muy limitado respecto del riesgo cardiovascular global (ver más abajo). Cuando esta concentración aumenta se habla de hipercolesterolemia.

Dado que el colesterol es insoluble en agua, el colesterol plasmático solo existe en la forma de complejos macromoleculares llamados lipoproteínas, principalmente LDL y VLDL, que tienen la capacidad de fijar y transportar grandes cantidades de colesterol.

Aunque habitualmente se afirma que la existencia sostenida de niveles elevados de colesterol LDL (popularmente conocido como “colesterol malo”) por encima de los valores recomendados, incrementa el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares (principalmente infarto de miocardio agudo) hasta diez años después de su determinación, según indicaba el estudio de Framingham[cita requerida] iniciado en 1948, lo cierto es que ningún ensayo clínico rigurosamente controlado ha demostrado jamás de forma concluyente que la reducción del colesterol LDL pueda prevenir enfermedades cardiovasculares

Sin embargo, y considerando lo anterior, se ha definido clínicamente que los niveles de colesterol plasmático total (la suma del colesterol presente en todas las clases de lipoproteínas) recomendados por la Sociedad Norteamericana de Cardiología (AHA)[cita requerida] son:

Colesterolemia por debajo de 200 mg/dL (miligramos por decilitros): es la concentración deseable para la población general, pues por lo general correlaciona con un bajo riesgo de enfermedad cardiovascular.

Colesterolemia entre 200 y 239 mg/dL: existe un riesgo intermedio en la población general, pero es elevado en personas con otros factores de riesgo como la diabetes mellitus.

Colesterolemia mayor de 240 mg/dL: puede determinar un alto riesgo cardiovascular y se recomienda iniciar un cambio en el estilo de vida, sobre todo en lo concerniente a la dieta y al ejercicio físico.

Los niveles entre 79 y 189 mg/dL suelen considerarse excesivamente altos en pacientes diabéticos con edades comprendidas entre 40 y 75 años, pacientes diabéticos con riesgo alto de desarrollar enfermedades cardíacas y personas con riesgo de medio a alto de padecer enfermedades cardíacas.

En relación al colesterol total, pueden darse las siguientes cifras orientativas, aunque el riesgo es muy variable, dependiendo de otros factores asociados, como tabaquismo, diabetes e hipertensión arterial.

LDL: La mayor parte del colesterol se transporta en la sangre unido a proteínas, formando unas partículas conocidas como lipoproteínas de baja densidad o LDL (del inglés low density lipoproteins).

Niveles elevados de colesterol en la fracción LDL (“colesterol LDL” o “colesterol malo”) se asocian fuertemente al desarrollo de enfermedad arterosclerótica. Diversos modelos experimentales y observaciones epidemiológicas sistemáticas apoyan, de hecho, un papel causal del colesterol LDL en la iniciación y progresión de la arterosclerosis.

Sin embargo, la realidad médica científica pone de manifiesto que ningún ensayo clínico rigurosamente controlado ha demostrado jamás, de forma concluyente, que la reducción del colesterol LDL pueda prevenir enfermedades cardiovasculares o incrementar la longevidad.

Debe tenerse en mente que este no es el único factor de riesgo asociado a esta enfermedad, y que su manejo médico debe ser planificado sobre la base de la evaluación del riesgo cardiovascular global individual de cada paciente.

Como se mencionó al principio, las LDL no están fisiológicamente involucradas en un influjo neto de colesterol hacia los tejidos. Sin embargo, en determinadas circunstancias patológicas, como la hipercolesterolemia LDL, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus o el tabaquismo, se desarrolla una entrega exagerada y no regulada de colesterol desde LDL químicamente modificadas (oxidadas) a células macrofágicas subendoteliales, que cuando son sobrepasadas en su capacidad de depuración, en un proceso conocido como “transporte inverso de colesterol” y mediado por las lipoproteínas de alta densidad (HDL), degeneran en células inestables, propensas a la inflamación y a la muerte celular patológica (necrosis). La acumulación de estos macrófagos sobrecargados de colesterol, conocidos como células espumosas, determina el desarrollo de placas de ateroma en la pared arterial, hecho anatomopatológico definitorio de la enfermedad aterosclerótica.

HDL: Las lipoproteínas de alta densidad (HDL, del inglés High density lipoprotein) son aquellas lipoproteínas que transportan el colesterol desde los tejidos del cuerpo hasta el hígado.

Debido a que las HDL pueden realizar el retiro del colesterol de las arterias y transportarlo de vuelta al hígado para su excreción, vulgarmente se las conoce como el colesterol o lipoproteína buena, dando una falsa idea de que sus valores altos pueden prevenir por sí solo ciertas enfermedades, algo no avalado por estudios científicos concluyentes.

Aunque algunos estudios epidemiológicos, citados por ciertas publicaciones y artículos científicos, mostrarían que altas concentraciones de HDL (superiores a 60 mg/dL) tienen una carácter protector contra las enfermedades cardiovasculares (como la cardiopatía isquémica e infarto de miocardio); y, contrariamente, que bajas concentraciones de HDL (por debajo de 35 mg/dL) supondrían un aumento del riesgo de estas enfermedades, ninguno de estos estudios obtuvo conclusiones científicamente consistentes como para aseverar dichas afirmaciones. El nivel de HDL dice muy poco acerca de su salud si es tomado aisladamente, de acuerdo a los mismos grandes estudios hechos hasta la fecha.

Fuentes:

Red Yeast Rice and Cholesterol. Autor: Dennis Lee, MD. Editor: William C. Shiel Jr., MD, FACP, FACR.

Levadura roja de arroz: estaninas naturales para bajar los niveles de colesterol.

El 80% de las enfermedades cardiovasculares son evitables con el estilo de vida saludable. INFITO

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *