Remedios naturales para los dolores de muelas

 dolor de muelas 2

El dolor de muelas es una de esas molestias que puede alcanzar el rango de cercano a lo insoportable. Tiene su origen en la irritación de los nervios que se encuentran en el interior de estos dientes. Vemos hoy algunos remedios naturales para combatir el dolor de muelas.

La causa más frecuente del dolor de muelas suele ser las caries que van perforando el diente hasta alcanzar los nervios situados en su base aunque también pueden ser debido a roturas o fisuras de las piezas dentales o a problemas en las encías o con las dentaduras postizas.

Si conocen algún otro remedio natural para el dolor de muelas les animo a compartirlo así como si comprueban la efectividad de alguno de los propuestos puesto que estas molestias pueden ser una pesadilla y alguien agradecerá los consejos.

Remedios naturales para los dolores de muelas

En caso de padecer dolor de muelas siempre es aconsejable acudir en busca del consejo de algún profesional de la salud, siendo fundamental determinar el origen del malestar. Los siguientes remedios naturales se pueden aplicar como primeros intentos de controlar el dolor, dada su sencillez.

  • Infusión caliente de manzanilla con sal: Se prepara una infusión de manzanilla y, mientras el agua está caliente, añadimos una pizca de sal, removiendo bien. Damos pequeños sorbos, pasando el líquido repetidamente por la zona dolorida antes de tragarlo. Si no disponemos de manzanilla, podemos probar con un vaso de agua caliente y un poco de sal diluida.
  • Decocción de gayuba: Hervimos un manojo de gayuba en medio litro de agua durante unos minutos, colamos el líquido y hacemos enjuagues en la zona afectada. Se puede repetir las veces que sea necesario.
  • Higo paso: Si la inflamación ha dado lugar a un flemón se puede poner durante la noche un higo paso aplastado contra el flemón. Este remedio se conoce desde antiguo y, según parece, es muy efectivo.
  • Aceite de canela en agua: Se echan unas gotas de aceite de canela en agua y se remueve bien. Se moja el dedo en el líquido y se frota con cuidado en los dientes afectados, varias veces al día.

He de reconocer que hasta ahora no he padecido dolores de muelas que me hayan puesto en la necesidad de probar estos remedios por eso les animo, de nuevo, a compartir su saber…

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *