Remedios naturales para reforzar nuestras defensas

alimentos-subir-defensas

En los meses invernales es especialmente conveniente utilizar algunos remedios naturales que nos ayuden a reforzar nuestras defensas para que gripes o resfriados no lleguen a afectarnos o que, en caso de hacerlo, lo hagan con las menores molestias posibles. A ello, a ver algunos de estos remedios nos vamos a dedicar hoy.

El estado de nuestras defensas, como se suele decir coloquialmente, viene determinado por el estado de nuestro sistema inmunitario. El sistema inmunitario, sistema inmune o sistema inmunológico es aquel conjunto de estructuras y procesos biológicos en el interior de un organismo que le permiten mantener la homeostasis o equilibrio interno frente a agresiones externas, ya sean de naturaleza biológica (agentes patógenos) o físico-químicas (como contaminantes o radiaciones), e internas (por ejemplo, células cancerosas).

Remedios naturales para reforzar nuestras defensas

Como siempre, uno de los mejores remedios para la salud y, por tanto, para reforzar nuestras defensas nos llega a partir de la dieta. Seguir una dieta sana es fundamental para mantener el estado de salud.

En los meses de frío nuestras defensas se ven más expuestas y es quizás más importante elegir qué comer y cómo preparalo. En el siguiente enlace podréis encontrar en detalle la base de una dieta saludable pero resumidamente se puede insistir en la importancia de consumir diariamente cereales integrales, verduras, hortalizas, frutas, frutos secos, aceite de oliva y, varias veces por semana, pescado, legumbres, huevos, quesos o alguna carne magra, si nuestra moral nos lo permite.

Respecto a cómo preparar los platos, conviene prestar un poco más de atención a las técnicas culinarias que utilizamos. Así, es importante no cocinar demasiado las verduras (o, incluso, optar por comer algunas de ellas crudas, por ejemplo en ensalada, sobre todo si no nos vamos a exponer a fríos muy pronunciados) y utlizar de forma regular la cocción al vapor, la manera de mantener el mayor número de nutrientes de los alimentos.

Más allá de estas recomendaciones un tanto generales y que igual sirven para cualquier época del año, podemos utilizar algunos remedios naturales específicos para reforzar las defensas:

  • Equinácea: La equinácea es una planta medicinal que activa la respuesta del sistema inmune frente a cualquier tipo de infección, aumentando la actividad de los leucocitos. Tiene un efecto antibiótico, antifúngico, antivírico y antialergénico. Especialmente útil en casos de baja inmunidad con infecciones frecuentes y resistencia a antibióticos. Es muy útil tomada con los primeros síntomas de garganta irritada, resfriado, infecciones torácicas o amigdalitis.
  • Própolis: El própois posee propiedades muy variadas según han podido corroborar los numerosos estudios científicos que sobre él se vienen desarrollando los últimos años. El própolis tiene propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias, antitumorales, antivirales, antiparasitarias, inmunomodularas, anestésicas, antioxidantes, anticitotóxicas y anti-VIH.
  • Ajo, cebolla y puerro: Son vegetales que contienen alicina, que fortalece el sistema inmunológico. Conviene incorporarlos de forma regular a los guisos o al vapor. Una forma muy interesante de aumentar el consumo de ajo, por ejemplo, es añadirlo, bien picado y si lo toleramos bien crudo, a los aliños.
  • Sopa de tomillo y ajo: Una estupenda receta tradicional que podemos preparar, para cuatro personas, con dos litros de agua hirviendo a los que añadimos un manojo de tomillo fresco, 4 ó 5 dientes de ajo pelados y un chorro de aceite de oliva virgen extra. Se deja hervir durante 10 minutos, se cuela, se aliña y está lista para tomar. Un fantástico reconstituyente que puede sustituir a una infusión.
  • Orégano: Al igual que el tomillo, el orégano es muy interesante para prevenir las infecciones respiratorias y digestivas puesto que posee compuestos de potente acción antiséptica y expectorante. Se puede añadir a carnes, tomates, ensaladas, pizzas, o se puede tomar en infusión.
  • Verduras ricas en vitamina C: Tradicionalmente se ha considerado la vitamina C como un nutriente esencial para reforzar las defensas durante los meses de invierno. Aunque hoy en dia se ha puesto en duda seriamente este papel sí que puede ser una buena idea no descuidar nuestro suministro en los meses de frío. Hace unas semanas os indicaba los alimentos vegetales más comunes ricos en vitamina C, entre los que destacaban la guayaba, pimientos, cítricos o coles.
  • Salir a la naturaleza. Como ya vimos hace una semanas, estar en la naturaleza es bueno para nuestra felicidad y nuestra salud. Por tanto no deben menospreciarse los beneficios de salir a dar un paseo por un bosque o una montaña a la hora de mejorar nuestras defensas.

Artículos relacionados

  • Remedios naturales para la otitisRemedios naturales para la otitis Los siguientes remedios naturales para la otitis deben utilizarse preferentemente como complemento del tratamiento recomendado por el médico puesto que las otitis puede llegar a […]
  • Remedios caseros para la conjuntivitisRemedios caseros para la conjuntivitis Los meses de frío son propicios para la aparición de la conjuntivitis, bien sea por las infecciones típicas de estas estaciones, como los resfriados, o por la aparición de alérgenos […]
  • Remedios naturales para prevenir gripe y resfriadoRemedios naturales para prevenir gripe y resfriado Las infecciones respiratorias, entre las que destacan gripe y resfriado, son la causa más importante de consulta médica y de prescripción de antimicrobianos en los países desarrollados. […]
  • Remedios naturales para quitar verrugasRemedios naturales para quitar verrugas Nos centramos hoy en recuperar algunos de los remedios naturales para quitar verrugas que se han venido empleando tradicionalmente. El problema de estos remedios es que se requiere […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *